Frases de Ánimo Cortas

Aunque sean cortas, el ánimo se puede transmitir de muchas y diversas maneras, solo debemos ponernos en situación de los demás, y sacar de dentro todo lo bueno que nos da la vida.

  



“El corazón es la fuerza más grande del universo, utilízalo siempre que puedas.“

“Ante el miedo, pon por delan te una sonrisa, te abrirá todas las puertas que existen.“

“No dejes tus sueños de lado, son ellos los que te guiarán a un futuro mejor.“

“Cada que vez que pienses no puedo, recuerda las veces que si has podido.“

“Nada ni nadie puede contra las personas alegres, comprometidas y combativas.“

“Jamás olvides que eres la mejor y mayor creación de la naturaleza”

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21
 
 

Llega el momento de la verdad, y es la de levantar el ánimo con las mejores frases de ánimo cortas, el motivo es que debemos ser un poco más felices, debemos coger nuestros sueños y hacerlos realidad porqué vida no hay más que una y si desperdiciamos nuestro tiempo con preguntas tales cómo “¿y si meto la pata?” o “¿y si lo intento y nada acaba siendo como yo esperaba?”, nos podemos plantar a los ochenta años dándonos cuenta que no somos nada de lo que de jóvenes dijimos que queríamos ser, y no hay nada más triste que eso.

Proponemos entonces que nos dejemos de bobadas y decidamos vivir, porqué ver la vida pasar, ver como la gente vive, es muy bonito pero a nosotros no nos soluciona la vida más bien sólo nos ayuda a que el tiempo se suceda y que todos los días sean iguales unos que otros, como si el mundo no tuviera más sentido que el de ver amanecer de la misma manera. Es por ello que apostamos a que el mundo sea un sitio dónde todo lo que deseamos, tarde o temprano, se acaba haciendo realidad.

Pero la pregunta es, ¿cómo? La verdad es que no hay una soal respuesta, hay muchas maneras de conseguir que las cosas que nos proponemos acaben siendo válidas, para empezar, solo nos queda decir que en un mundo que vive de pequeñas cosas, una gran posibilidad de mejorar, es la solución para muchos males, sobretodo cuándo nos sentimos estancados.
A partir de aquí todo lo que hagamos corre a nuestra cuenta, debemos ser lo suficiente valientes como para desentendernos de las cosas que no nos gustan o que no nos aportan cosas buenas o positivas y luchar por las que sí parece que nos van a dar la felicidad que tanto ansiamos. Hay que levantar el ánimo, hay que mirar adelante y pensar que somos los protagonistas de nuestra propia historia y que sólo nosotros tenemos la posibilidad de decidir qué es lo que queremos hacer, dónde queremos ir y dónde queremos acabar.